Please use this identifier to cite or link to this item: http://ri-ng.uaq.mx/handle/123456789/2311
Title: Políticas Públicas y Familia en el Municipio de Querétaro
metadata.dc.creator: María Esperanza Medina Robles
Keywords: HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA CONDUCTA;CIENCIAS JURÍDICAS Y DERECHO;CAMBIO Y DESARROLLO SOCIAL
metadata.dc.date: 1-Oct-2020
Description: Como se ha expuesto a lo largo del presente trabajo de investigación se pude precisar una primera conclusión: no es suficiente que haya cambios en las leyes, sino hay un cambio en las Políticas Públicas para que esas disposiciones legales y programáticas se hagan realidad, mientras no haya un cambio cultural de la sociedad y admitir que se están viviendo nuevas circunstancias, todas las reformas o los “parches” que se hagan a las leyes serán parte de un discurso hueco, vacío. Sin reconocimiento de la sociedad a dichas leyes y programas, consideradas como políticas públicas, se tiene que aceptar que se vive cotidianamente una realidad distinta a las leyes mexicanas y queretanas, han sido rebasadas. Al día de hoy se tendrían que estar en busca de un papel más activo de la familia y sus integrantes en esta sociedad, que se abre a pesar de los obstáculos y limitaciones que el mismo sistema social impone considerando que aún falta mucho por recorrer y que día a día debemos construir puentes para ir por buen camino hacia el cambio de las estructuras sociales que existen en los hogares de nuestro México y de todo el mundo. Estas actuales estructuras sociales (desiguales) se han arraigado en el fondo de cada familia mexicana donde el “machismo” entendido como un producto social, tanto en el espacio público como privado, ha sido el detonante a lo largo de las culturas siguiendo patrones de conducta, copiando el actuar de los padres de familia que están como ejemplo de los niños y jóvenes de cada familia. En estos tiempos de globalización y neoliberalismo, han cobrado vidas de mujeres y niñas que pudieron alzar la voz y decir BASTA, ya no más, pero que sus culturas y la falta de apoyo desde su hogar las encerró en esa vida de ataduras y de servicio hacia todos menos para ellas, que se olvidaron de sí mismas para servir y que desgraciadamente no solo pasa en la clase marginal sino en todo ambiente económico y social. Hoy se requieren valores que den dignidad a las mujeres, hombres, niñas y niños, adolescentes, jóvenes, a la familia y a la sociedad en general, se está viviendo un proceso de globalización, no solo están integrando a una sociedad mundial, algunos autores comentan que la palabra o el concepto matrimonio pasaran a la historia, la familia desaparecerá como una institución opresora, en el caso del estado de Querétaro consideramos que tendrán que pasar de cincuenta a cien años para este cambio, si es que se da. Para muchos jóvenes el matrimonio, sólo buscan saber qué pasa, se llenan de hijos y luego por las responsabilidades de proveer y tener que cumplir con los compromisos se terminan hartando y así de fácil deciden separarse, declamando la inestabilidad de la pareja. Los hijos de esos matrimonios o uniones libres, quedan a la deriva en sustento económico, en educación, en formación de valores, de estabilidad emocional, dejando en manos, en una mayoría de casos en la mujer (actualmente se empieza a comentar que cada vez una cantidad importante las mujeres están rechazando ya la custodia de sus hijos y la dejan en el padre de los niños). Las mujeres que optaron por estar en casa, en lugar de salir a trabajar para así “mano con mano” con el esposo o padre, responsabilizándose de la formación los hijos y estar ahí administrando esa empresa tan importante que se llama “Familia”. Con el llamado desarrollo industrial se fue requiriendo de más mano de obra, las mujeres se incorporan como fuerza de trabajo, dejando el trabajo doméstico para aportar a los ingresos del hogar, ya sea para mejorar condiciones materiales o para apoyar a los hijos que quieren estudias algún oficio o profesión. Ya en el mundo laboral, el ambiente en la fábrica para las mujeres no fue equitativo ni en los salarios, ni en los puestos de trabajo. Se entendido que las políticas públicas deben y tienen que ser soluciones programáticas-racionales para los problemas públicos que están presentes en la sociedad, es necesario adecuar sus fases de elaboración de políticas públicas, definir un problema y los factores que intervienen con la precisión de sus programas la implementación y evaluación, porque los ciudadanos no sólo intervengan en la agenda, sino que participen en todos los pasos de la planeación y programación. Es necesario impulsar mecanismos de participación donde puedan discutir y debatir los problemas públicos los actores sociales, los directamente afectados, los que necesitan una solución a cierta problemática para que haya realmente una política pública. Por ejemplo en este tema que nos ocupa sería de suma importancia que el Instituto Queretano de la Mujer se ubicara en actividades como organización de la sociedad civil, para participar y generar la apertura sobre la información de las dependencias de gobierno que se abran espacios para la coordinación y programación de la sociedad civil con equidad, en temas transversales con enfoque en varios sentidos gobernante, gobierno y sociedad son la base para la posible apertura a la organización con decisión poniendo los proyectos sobre la mesa. Porque consideramos que las políticas públicas son aquellas que apoyan o ayudan a la solución de problemas de la sociedad en tiempo y forma, ya que, si esas políticas llegan tarde, muchas veces ya no tiene sentido o son inviables. Que se haga el mecanismo de la ley de lo particular a lo general y no a la inversa para tener un mejor control y monitoreo de las actividades, es decir la ley general del fomento de las organizaciones pasarla de general a federal y reglamentar los mecanismos específicos, que se abran espacios para trabajar en días completos, en conjunto con Secretaria de Gobierno, Indesol en cuestión de un mecanismo de socialización poniéndola dentro de la reglamentación del instituto, un representante que coordine en una red de la asociación civil facultando al Indesol para cada uno de los programas de la sociedad y establecer sancionando a las diferentes dependencias el rezago de las políticas públicas. El alfabetizar a las mujeres, 2/3 son niñas en los matrimonios, existe más de 32 millones de mexicanos y mexicanas en rezago educativo, ya que no han terminado la secundaria, niñas que dejaron la escuela por contraer matrimonio a temprana edad, se incorporaron en el mundo de las madres a temprana edad y de las cuales se siguieron patrones iguales a las de sus madres que sufren o sufrieron violencia familiar, económica, educativa por la falta de cordura de los padres que solían decir que para que estudian las mujeres de todos modos se casaran algún día y se quedaran en casa al cuidado de los niños y labores domésticas. Normalmente a los varones nunca se les veía en la colaboración del rol o del cuidado de su familia de sus hijos y de poder compartir en equidad las labores domésticas. Los hombres solamente fueron enseñados a ser proveedores y de ahí en fuera todo es de “viejas”. La pobreza considerada, la peor y mayor forma de violencia educativa, es factor determinante para poder acceder a las instituciones de educación. Son diversos los factores que influyen para limitar la oportunidad de la mujeres, lo económico, lo social, la distancia, la facilidad que muchas veces no se tiene, y aun peor la falta de apoyo de las madres de familia y al menos de manera moral que muchas veces se topa con la madre de muchas mujercitas o incluso jóvenes que quieren una vida diferente sin carencias y tienen en su mentalidad progresar salir adelante y no tener el mismo futuro que sus padres. Propondría una política para escolarizar a todos aquellos matrimonios jóvenes que decidieron casarse a temprana edad por diferentes circunstancias de la vida a que sean escolarizados, que puedan terminar la preparatoria al menos y que ya ellos con su trabajo tengan las ganas de estudiar una carrera que se aliente a que tenga más conocimientos, para que tengan armas para sobresalir y dejar de tener un alto índice de analfabetas, para que también las mujeres sepan discernir en lo que se refiere un buen trato y no se dejen maltratar. Al momento de casarse, se ponga como un requisito platicas, cursos sobre la violencia de género y que se establezca un convenio, en el cual se sancionara con multa o labor a la comunidad por el desacato del mismo, es decir si la mujer no acusa la violencia en casa sea sancionada, si sería y suena drástico pero es eso el miedo a hablar y que no exista alguien que la escuche y apoye, se sabe que con donativos y alianzas para los diferentes rubros y no ver las diferentes organizaciones como amenaza o como enemigos sino coadyuvar entre las tres instituciones dedicadas a la familia, que fueran todas de la mano hacia un solo fin y no así cada una independiente de la otra, así se alcanzaría un mejor resultado de las políticas públicas implementadas, para la mejora del estado, se sabe que es un trabajo difícil cambiar la visón de muchas mujeres que luchan porque sus familias, se necesitan mujeres valientes, que crean en ellas mismas y que sepan que cuentan con el apoyo de instituciones y no se sientan temerosas en buscar ayuda. Una conclusiones que podemos confirmar es que, para que haya democracia en el país, se debe empezar por democratizar la familia, de lo contrario estaremos desarrollando programas y proyectos sobre el bienestar de la sociedad, pero si este proceso de cambio no se da desde la familia, desde el “jefe” de familia, se estará sembrado en árido, se tiene que empezar desde la base de la sociedad, para después dar una transformación sobre toda la sociedad. Una conclusión final consiste en confirmar que no existen Políticas Públicas preocupadas para conciliar las actividades educativas, el trabajo y las actividades con la familia, de hecho no hay propuestas, ni discusión en ninguna instancias o institución que la proponga o la promueva, aunque se han ido integrando de manera aislada ciertas disposiciones jurídicas como cuando una pareja tiene un hijo, al hombre no se le daba ningún tipo de prestación, hoy la Ley Federal del Trabajo establece como obligación del patrón dar 5 días hábiles al trabajador cuando nace uno de sus hijos, con salario pagado, pero no como un derecho del trabajador, sino como obligación del patrón, en este discurso vemos como no se da la preocupación de convivencia familiar.
URI: http://ri-ng.uaq.mx/handle/123456789/2311
Other Identifiers: Equidad
Poíiticas Públicas
Apoyo de Instituciones Públicas
Appears in Collections:Tesis

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
DEMAN-138475-0820-1929-María Esperanza Medina Robles -A.pdf1.4 MBAdobe PDFThumbnail
View/Open


Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.